Al crear un sistema web, muchas personas dudan sobre cuál solución de seguridad es mejor utilizar. El aumento de las transacciones hechas por Internet generó un mayor interés de personas delincuentes en la búsqueda de métodos de captura y robo de datos.

Este escenario de riesgo hace que los analistas web tengan que estar cada vez más atentos a la seguridad. Trabajar para que cualquier cambio de información sea hecho sin problemas aumenta la competitividad de una tienda virtual en un escenario de crisis económica. Cuando un sitio hace uso de los métodos como sistema antifraude y SSL, aumenta muchísimo la confianza de sus usuarios.

Siga leyendo para conocer las principales diferencias entre estas dos tecnologías.

¿Qué es el sistema antifraude?

El riesgo de fraudes es parte de la rutina de las personas que trabajan con transacciones en Internet, incluyendo compras que son realizadas sin la autorización del dueño de la tarjeta o un pedido de devolución malintencionado. En la mayoría de los casos, el dueño de la tienda es quien debe cargar con los resultados de los riesgos.

Por lo tanto, estar listo para identificar las compras que puedan resultar en pérdidas es indispensable. Con el uso de un sistema antifraude, el comerciante contará con una herramienta segura para autorizar solamente las ventas correctas. A través de redes neuronales y algoritmos complejos de inteligencia artificial, el sistema comprueba la información sobre el cliente. Así, después de la definición del grado de riesgo de la transacción, la compra puede ser autorizada o no. De esta forma, el comerciante disminuye la posibilidad de sufrir algún tipo de golpe o pérdida.

¿Qué es el SSL?

El almacenamiento de datos trae una gran responsabilidad para un sitio de ventas. Para garantizar que el envío y la recepción de esas informaciones sean hechos en un ambiente seguro, debe invertir en un certificado digital SSL, que garantiza la criptografía de los datos obtenidos en la página web.

El SSL garantiza que los datos serán vistos solamente por las personas correctas. Además de eso, es una manera segura de prevenir robos de datos. Existen 3 modalidades principales del certificado.

  1. SSL simple: realiza solamente la criptografía de datos
  2. SSL EV: hace la criptografía y permite que los clientes identifiquen que su página web es segura; así será posible identificar algunos datos de la compañía responsable por el correo electrónico, esto aumenta la confianza del consumidor.
  3. SSL Wildcard: es indicado para quien posee más de un dominio, permite la inclusión de nuevos subdominios al certificado sin costos adicionales.

¿Cómo tener un negocio en línea más seguro y confiable?

Invertir en la seguridad del consumidor es fundamental para el éxito de un sitio de ventas. Cuanto mayor sea la cantidad de transacciones hechas online, el riesgo de ser atacado por delincuentes aumenta. Para mantener su sistema de transacciones online existen diversas formas de protección, aunque el SSL y la protección antifraude son las más comunes.

Lo ideal es que el administrador de la web haga uso de ambas, ya que actúan de forma diferente y juntas aumentan la seguridad de su sitio. De esta manera, incluso si alguien usa métodos modernos para robar información, su sistema de protección usará SSL o antifraude, conforme sea necesario.

¿Quiere estar siempre al día con las novedades del e-commerce? ¡No se pierda nuestras publicaciones!


Andrés Pérez - Tienda Online

Estudiante de marketing digital con especialización en comercio electrónico. Trabajo con redacción de contenidos sobre marketing y negocios para pymes que deseen mejorar sus ventas en la Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *